El nombre romano (III): El triple nombre (III)


Continuamos con nuestra tercera entrega dedicada al nombre en roma y la tercera también dedicada al triple nombre. Para ver la primera entrega click aquí y para ver la segunda click aquí.

Italiano: Albero genealogico della familia rom...

Árbol genealógico del la familia romana con cognomen “Marcelo”. (Photo credit: Wikipedia)

Hoy nos centramos en el nomen y el cognomen. Con ello terminamos el esquema de: praenomen + nomen +  cognomen. Posteriormente veremos algunas excepciones y el nombre en las mujeres, esclavos y libertos.

B) El nomen

El nomen, no es lo que conocemos como nombre propio, sería el equivalente a nuestro apellido. El nomen tiene mucha importancia. El hijo lo heredaba, como ocurre hoy con el primer apellido del padre, pero con la diferencia de que los hijos romanos no tenían capacidad de elegir y hoy sí es posible alterarlos y que sea el apellido de la madre el primero.

Refuerza lo que hemos dicho viendo nuestro art. 109 CC

La filiación determina los apellidos con arreglo a lo dispuesto en la ley.

Si la filiación está determinada por ambas líneas, el padre y la madre de común acuerdo podrán decidir el orden de transmisión de su respectivo primer apellido, antes de la inscripción registral. Si no se ejercita esta opción, regirá lo dispuesto en la ley.

El orden de apellidos inscrito para el mayor de los hijos regirá en las inscripciones de nacimiento posteriores de sus hermanos del mismo vínculo.

El hijo, al alcanzar la mayor edad, podrá solicitar que se altere el orden de los apellidos.”

Los nomina pertenecían por la costumbre a todos los relacionados con las gentes, al plebeyo, así como las ramas patricias, a hombres, mujeres, clientes y libertos, sin distinción.

El nomen terminaban en –ius , y este final fue preservado por las familias patricias, las terminaciones -eius, -aius, -aeu , y -la  son variaciones de la misma.

Terminaciones apuntan a un origen no latino de las gentes:

–          Los nombres en acus como Avidiacus  son galos,

–          los de –na como Cecina son los Etruscos,

–          los de  –ienus como Salvidieno son Umbría o Picena.

Scipio Africanus, portrait on a gold signet ri...

Scipio Africanus, portrait on a gold signet ring from Capua dating from around the time of the Second Punic War (Photo credit: Wikipedia)

C) El cognomen

Además del nombre propio de la persona, praenomen, y el apellido, nomen, el romano tenía a menudo un tercer elemento, el cognomen, lo que viene a ser un apodo o un alias.

En mi opinión hay que distinguir varios elementos en relación al cognomen:

  1. ¿Cuál es la razón del cognomen? Yo creo que es diferenciar, es distinguir, es individualizar…Como hemos visto muchas gentes utilizaban muy pocos praenominas por lo que era útil tener un elemento más que distinguiera unos individuos de otros.
  2. Con el tiempo Roma creció y con ella los romanos se multiplicaron con lo que algunos cognomen arraigaron y, es una opinión mía, pasaron a considerarse gens propias o ramas independientes dentro de esa gens. Hay muchos ejemplos, quizá, el más importante para mí sea el de Scipio. Los Scipio son Cornelios. Un Cornelio que tuvo un cognomen Scipio y que trabó fortuna y pudo fundar una rama dentro de esa gens. Con el tiempo este le ocurrió a los propios Escipiones, ya que de ellos nació otra rama, los Násica. Dentro de los Cornelios tenemos más casos como los Dolabella, Léntulos, Cetego o Cinna. Otro ejemplo ocurre con los Emilio rama dentro de los Paulo. Esto que acabo de decir es una opinión muy personal mía, ya que la mayoría de autores y de listas entienden que Cinna, Escipión, Léntulo…no son nomen y sí cognomen. Desde una perspectiva estricta esto es así, pero visto con un poco de flexibilidad me doy cuenta de que esos elementos actúan como apellidos y así son percibidos por el común de los mortales. Un cognomen es un apodo, pero si un apodo permanece en descendientes durante muchas generaciones y en miembros en los que nada tiene que ver, eso para mí se llama apellido y no apodo.

En Roma ocurría con los apodos lo mismo que en los pueblos que no es uno mismo el que se lo pone, no. El apodo, en mi opinión tiene 3 vías para su obtención:

1. Te lo ponían los demás: Es el caso más frecuente y normal. Por ello, lo general es que hiciera referencia algún elemento muy personal del portador como alguna peculiaridad o característica personal, a veces como cumplido, a veces como burla. Así nos encontramos con muchos apuntando características físicas, lugar de origen, temperamento… como Albus , Barbatus , Cincinato , Claudus , LongoNaso, Capito, Benigno , Blandus , Cato ,Sereno , Severus, Ligus , Sabino , Sicilia , Tuscus. Otro ejemplos más famosos serían: verruga como un garbanzo, Cicerón; Larga cabellera, César (según la explicación más aceptada, ya no extenderemos otro día en los distintos recovecos de este cognomen); pelirrojo, Rufus; zurdo, Escévola…Otra vía para que te pusieran un cognomen era derivado de alguna acción: Scipio, el que servía de apoyo de bastón para su padre. Como vemos se ponían los apodos como ocurría y ocurre en nuestros pueblos con el narizotas, el berzas, el cabezón, el negro, el chino, el bola…

Gnaeus Pompeus Magnus, Marble bust, XVIIth cen...

 2.  Lo heredabas: De aquí es donde surge la controversia que citaba antes. La mayoría de los autores defienden que Cesar, Escipión, Cinna, Bruto, Metelo o Silano…son congomen que con el tiempo se hacen obligatorios como obligatorios era el uso de determinados praenomen. Yo pienso que no. Yo entiendo que esto era cierto los primeras generaciones,pero que posteriormente ese cognomen ya dejaba de cumplir su cometido y se convertía en una especie nomen, podríamos de decir que se nomenizaba el cognomen Pensemos en los pueblos (no en nuestros pueblos actuales y sí cuando se estaban formando nuestra nación), es usual que un hijo herede el apodo de su padre, si el alias de éste era muy potente o conocido. Incluso es posible, aunque raro, que pase al nieto. Pero in illo tempore si se perpetuaba más, eso, se convierte en apellido y deja de ser un apodo. Ej. En España tenemos muchos con los Sánchez tenemos los Sánchez-Malo, los Sánchez-Pobre… con los apellidos de profesiones; Carpintero, Herrero…

 3.  Te lo ganabas: Gracias algún acto digno de ser recordado. Pe. por un acto de la fortuna, Felix, Felicissimus… por un acto de la vida cotidiana…pero una de vías más usuales era por méritos de guerra: Magno, Africano, Hispánico, Asiático, Macedonio… algunos de estos casos que he citado son cognomen como el Magno de Cneo Pompeyo Magno; otros supuestos que cito son agnomina si consideramos que Scipio es cognomina y cognomen si se acepta lo anteriormente dicho de la nomenización de los cognomen.

Anuncios

Si has llegado leyendo hasta aquí ¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s